Arrecifes Artificiales

 

El origen del concepto “Arrecife Artificial” se atribuye a Japón y se data en el siglo XVIII, aunque desde mucho antes el hombre ha modificado las condiciones naturales del medio marino en su provecho. En la práctica comenzó a utilizarse en EEUU en 1830. Su utilización se ha extendido a múltiples zonas del mundo, existiendo un buen número de definiciones diversas, en general haciendo referencia a la utilización que se les da a tales estructuras en el país en cuestión.

En cualquier caso, es un hecho que el hundimiento deliberado de objetos en el mar por parte del hombre, con objetivo distinto al de deshacerse de ellos, es algo que históricamente se ha llevado a cabo con múltiples finalidades. Desde la recreación de hábitats que pudieran incidir favorablemente en los recursos pesqueros, hasta la defensa de la costa frente a la acción erosiva del mar, pasando por la instalación de estructuras que protejan ecosistemas sensibles frente a prácticas pesqueras agresivas, como el arrastre, o la disposición en el fondo de elementos que puedan resultar atractivos al buceo recreativo, las razones que pueden motivar la creación de un arrecife artificial son diversas, y en muchos casos, complementarias.

Una de las funciones más importantes de los arrecifes artificiales es la protección y/o restauración de los hábitats naturales marinos, principalmente frente al peligro que supone las técnicas ilegales de pesca que amenazan con reducir críticamente la biodiversidad de especies dentro de la plataforma continental.

 

Los Arrecifes Artificiales poseen múltiples finalidades:

  • Los destinados a actuar sobre el medio físico:

Pueden ser para la protección costera: cuya función principal es la de disipar la energía del oleaje con el fin de proteger la costa frente a la erosión.

Destinados al turismo y ocio: con el fin de producir un oleaje adecuado para la práctica del surf, y fomentan las prácticas de actividades acuáticas deportivas y el turismo.

Pueden cumplir ambas funciones de protección costera y turismo y ocio: destinados a facilitar las condiciones adecuadas para el uso recreativo o deportivo a la vez que protegen la costa.

Destinados a la creación de zonas de fondeo: disipan la energía del oleaje con el fin de proporcionar áreas abrigadas para el fondeo de barcos pequeños. Estas zonas abrigadas fomentan además la práctica de ciertas actividades como los deportes acuáticos o la acuicultura.

También pueden tener la función de proteger  infraestructuras marinas: tienen como objetivo disipar la energía del oleaje pero con el fin de proteger infraestructuras marinas como pueden ser jaulas de acuicultura, emisarios submarinos o pequeños puertos.

  •  Los destinados a actuar sobre los ecosistemas (biota):

Con la finalidad de protección los ecosistemas marinos frente a la pesca ilegal de arrastre y otras agresiones físicas.

Su función puede ser  de producción: al aumentar la biomasa de los recursos pesqueros, incrementando la supervivencia, el crecimiento y la reproducción de los mismos..

O simplemente de concentración o atracción: Su objetivo es atraer a ciertas especies y concentrarlas en una zona determinada, de manera que se hallen bien localizados para su pesca o para su observación si la finalidad es crear una zona de buceo deportivo donde esté prohibida la pesca.

También pueden ser mixtos  si combinan dos funciones (de protección y producción o atracción): se trata de arrecifes destinados a la protección de los fondos frente a la pesca de arrastre ilegal, a la vez que pretenden aumentar la biomasa de los recursos pesqueros en la zona, ya sea por producción o por atracción.

En muchos sitios se utilizan arrecifes artificiales como biofiltros: El exceso de materia orgánica que se produce en diversas situaciones, como en las proximidades de las instalaciones de acuicultura, puede provocar condiciones de anoxia. Una solución a este problema es la colocación de arrecifes artificiales para facilitar la descomposición aeróbica de dicha materia orgánica.

Pueden utilizarse para el desarrollo de la maricultura: La finalidad de estos arrecifes es la de suministrar sustrato para el cultivo de algas o moluscos.

 

  •  Con fines puramente ecológicos:

Con el objetivo de incrementar la productividad de un ecosistema, recuperar ecosistemas degradados o  inducir cambios en los ecosistemas: Se trata de arrecifes artificiales destinados a mejorar la calidad ecológica del medio, sin que exista ninguna motivación pesquera, y sí ambiental o conservacionista

 

  •  Destinados a otros usos:

Con la finalidad de fomentar el buceo recreativo: Aquí se incluyen los pecios, que suponen un gran atractivo para la práctica del submarinismo. Este tipo de arrecifes contribuye además a descargar la presión turística que sufren algunos arrecifes naturales. Los pecios pueden ser estructuras antrópicas abandonadas en el medio marino accidentalmente, o estructuras en desuso deliberadamente hundidas persiguiendo la finalidad turística indicada. Además del hecho de bucear en un lugar de características estructurales singulares, es la observación de la fauna asociada la finalidad fundamental que se pretende, y por lo tanto en general es el efecto de atracción/concentración.

Pueden tener también  la finalidad de fomentar la pesca recreativa.

para la potencialidad educativa y científica: Se trata de arrecifes de producción o concentración cuyos objetivos no están relacionados con la pesca, sino que están destinados al estudio del comportamiento de los ecosistemas, con fines científicos y/o educativos. Se realiza un seguimiento de los organismos que colonizan el arrecife mediante diversas técnicas como marcaje, telemetría, observación, técnicas bioacústicas, etc.

 

Cuando se piensa en crear arrecifes artificiales, debemos definir primero cuál será su función y en base a ello podemos determinar los materiales, el diseño, el tamaño y la ubicación adecuada.

En nuestro programa de radio “Frecuencia Azul” estuvimos hablando de los requerimientos mínimos para la creación de los AA. Te invitamos a escucharlo para saber más de este tema.

Los arrecifes artificiales no son una solución final para el deterioro del medio ambiente, no pueden sustituir a un ecosistema sano natural, por lo que la protección del medio natural debe seguir siendo la principal prioridad.

 La introducción de estructuras en el fondo marino puede provocar diversos efectos, como la modificación del régimen de corrientes y el hidrodinamismo de la zona con efectos tanto positivos como negativos, por lo que es necesario estudiar la zona afectada. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que los ecosistemas que no presentan sustratos duros, como las zonas de sedimentos finos (arena o fangos), también juegan un papel en el medio marino y, por tanto, no deben ser despreciadas.

Muchos buques sumergidos representan un riesgo importante para aquellos que deciden visitarlos. En muchas ocasiones, es necesario que los que se aventuren en estos lugares sean submarinistas experimentados con equipos sofisticados y adecuados para poder introducirse en lugares con un peligro potencial alto.

Las Reservas Marinas ya cumplen un papel por sí mismo y, por tanto, la instalación de arrecifes artificiales no sería necesaria, salvo que éstos tengan la función de proteger a la mencionada reserva o de ampliarla.

En Venezuela recientemente se creo el “Plan Nacional de Arrecifes Artificiales” como una alternativa  para el aprovechamiento de los buques que eran utilizados en la pesca industrial de arrastre, luego de ser prohibida esta actividad. El Ministerio del Poder Popular para el Ambiente  en conjunto con  Instituto Socialista de la Pesca y Acuicultura (Insopesca) creo, dentro del programa de reconversión pesquera,  este plan con la finalidad de usar estos buques como arrecifes artificiales y de esta forma generar hábitat marinos donde puedan desarrollarse las diferentes especies.

Este Plan se inicio con el hundimiento del buque “Golfo de Cariaco” en la península de Araya (Edo. Sucre),   en Marzo del 2009.  La embarcación tiene 25 metros de eslora se encontraba en la costa parcialmente hundido, en estado de abandono,  fue necesario reflotarla y limpiarla de manera que quedase libre de materiales e hidrocarburos que pudieran perjudicar el ecosistema, y de esta manera servir como arrecife artificial. Fue remolcada 3 millas náuticas al Norte de Punta Escarceo en las coordenadas N 10 40 091 / W 064 18 008  y ahora yace a 37 metros de profundidad.

Luego fue el turno de las embarcaciones ex-arrastreras:  Digger II hundido en Marzo del 2011,  a una profundidad de 36 metros. El buque Digger I, en septiempre del 2011, a una profundidad de 30 metros. Y por último el Digger III hundido en octubre del mismo año. Todos ubicados al norte de la Península de Araya a  13 millas náuticas de Cumaná.

Como parte de este Plan prevén sumergir 27 embarcaciones más en las costas del estado Aragua y Falcón .

 

Pero estos no serán los primeros moradores de nuestros fondos marinos. Ya en Venezuela existen varios barcos hundidos y arrecifes artificiales de otros tipo, que han sido ya poblados de nuestra flora y fauna marina.

Si quieres saber más de ellos te invitamos a escuchar nuestro programa de Frecuencia Azul

También te invitamos a ver nuestro articulo “La Verdadera Historia del Carmen Fabiana” donde además podrás ver en video una entrevista que le realizamos a Cesar Navas al que llamamos “el padre de la criatura”

Y si quieres saber mas del remolcador Gran Roque que acompaña al Carmen Fabiana, en la bahía de Guabina, puedes leer nuestro articulo “Un Remolcado con Sueño de Héroe” y también si deseas puedes ver el video con la entrevista a Carlos Navas (Quien hundió el primer Barco como arrecife artificial de Venezuela de forma legal) “La Historia del Gran Roque”

Además si este tema de los naufragios te interesa tenemos un reportaje haciendo historia y recuento de  los “Moradores del Fondo”

 

Un comentario

  1. emilio gonzalez
    | Responder

    el 30 de abril de 2001 fue hundido al oeste del cabo codera una avion glen martin, reposa a 27 metros de profundidad, en youtube pueden ver un video reciente, busquenlo por avion higuerote

Dejar un comentario