Chile es una gran costa de mar diverso

 Mapa ChileZona Norte:

  • Iquique
  • Isla Santa María
  • Caldera
  • Bahia Inglesa
  • Chanaral de Aceituno
  • Punta de Choros
  • Punta Saliente
  • Las Tacas

 

Zona Centro:

  • Pichidangui
  • Los Molles
  • Papudo
  • Zapallar
  • Valparaiso
  • Algarrobo
  • Quintay
  • Las Cruces

 

 

Zona Sur y Austral:

  • Isla Guafo
  • Tic Toc-Añihue
  • Fuerte Bulnes
  • Isla Carlos III
  • Estuario de Roloncaví
  • Punta Arenas

 El mar chileno comprende vastísimas masas oceánicas que se extienden desde el subtrópico hasta las aguas antárticas. Esto determina un litoral de 7.000 km, que comprende desde el extremo Norte del territorio hasta los mares antárticos y con sus 200 millas que se prolongan hacia el Oeste con las islas más alejadas en el Océano Pacífico y hacia el Sureste del continente, con las del Canal Beagle, Chile es realmente un país marítimo.

La temperatura de nuestro mar varía desde 24°C a -2°C.  Con una topografía variante que va de grandes acantilados a extensas terrazas. Todo esto determinan las diferentes especies que podemos encontrar, siendo las más notorias las algas marinas, las esponjas, los moluscos (como pulpos, mejillones y caracoles), crustáceos (como jaibas y camarones), equinodermos (como estrellas, soles y erizos de mar), y los peces, entre otros.

 Las corrientes del litoral chileno se incluyen en el llamado Sistema Humboldt, agregándose la Corriente Deriva del Oeste o Circumpolar. Ambas forman parte del Giro del Pacifico del Sur. Este giro, de este a oeste, comprende la Corriente Circumpolar Antártica o Deriva del Oeste, muy fría y rica en nutrientes, que es la única que gira alrededor del globo sin ser interrumpida por un continente, sólo un sector de ella impacta en las costas de Chiloé, aproximadamente a los 43° Lat. Sur, dando origen a dos corrientes: la del Cabo de Hornos, que se dirige hacia el sur; y la de Humboldt o del Perú, que luego de bañar las costas de Chile y Perú, se integra a la gran corriente cálida Subecuatorial, que cruza el océano para luego dirigirse hacia el sur antes de llegar a las costas de Australia y cerrar el giro al integrarse a la Corriente Circumpolar.

La corriente de Humboldt se caracteriza por un sistema de corrientes más menos paralelas a la costa y por ser de circulación vertical, o de afloramiento de aguas profundas, asociada al régimen de vientos alisios. Este ecosistema sufre periódicamente un verdadero «estrés» climático. Eventos del tipo El Niño caliente y La Niña, fría, trastornan durante meses el régimen de los vientos, de las lluvias y de las corrientes marinas, las temperaturas del mar y el tenor de oxígeno. Además de esas oscilaciones océanoclimáticas, el ecosistema se ve afectado por las variaciones decenales y seculares, reveladas por estudios paleo climáticos.

Las aguas frías tienen un alto contenido gaseoso y además son muy ricas en compuestos nitrogenados minerales, a diferencia de las aguas templadas y cálidas. En consecuencia, el fitoplancton es mucho más abundante en los océanos polares que en los ecuatoriales.

Las aguas antárticas transportan una densidad extraordinaria de plancton, convirtiendo a las aguas atravesadas por la corriente en uno de los más importantes caladeros pesqueros del planeta y a la corriente misma en uno de los principales recursos económicos de Chile y del Perú.

En la zona Norte de Chile, la contracorriente cálida del Perú trae consigo una serie de especies tropicales, especialmente en los meses estivales. Esta corriente cálida se intensifica durante el fenómeno del Niño. Esta intrusión de aguas cálidas en la costa provoca notables efectos sobre la gran mayoría de las especies, adaptadas a las aguas frías; muchas de ellas migran, pero otras desaparecen y su recuperación posterior es lenta. Se cree que algunas especies logran establecerse como especies residentes.

A lo largo del litoral chileno se extiende y desarrolla la Plataforma Continental con un ancho que varía entre los 3 a los 60 km, con una profundidad media entre los 200 y 300 m.

El origen de la Plataforma Continental es tectónico (movimientos de la corteza terrestre), presentando un alto número de cañones submarinos y fondos de roca sin recubrimiento sedimentario en la parte Norte del país.  Esta característica tiene una importancia vital en el desarrollo de las pesquerías de peces y crustáceos de fondo. Mientras que en el sector austral y antártico la Plataforma presenta acumulaciones sedimentarias de hasta 2 km de espesor, lo que reviste gran importancia en la búsqueda de petróleo.

El fondo marino está formado por las líneas litorales, la Plataforma Continental, el talud continental y la planicie abisal o suelo oceánico. Mientras que las masas de agua constan de una zona costera y una zona oceánica.

Chile cuenta también con algunas islas oceánicas, que vienen a agregar una composición de especies que hacen aún más diversa sus aguas; se trata del Archipiélago Juan Fernández y del conjunto formado  por la Isla de Pascua, Salas y Gómez, San Félix y San Ambrosio.

Fuentes: Chile Submarino (textos: Luis Prado),

Relieve del Mar de Chile, porfesores en línea  (http://www.profesorenlinea.cl/Chilegeografia/MarChileRelieve.htm)

 

Corriente de Humboldt (http://fluidos.eia.edu.co/hidraulica/articuloses/interesantes/humboldt/humboldt.htm).

Dejar un comentario