Caribe Soy

publicado en: Bitacoras 0

Si al leer el título pensaron en alguna canción de Eddio di Marzo y su Adrenalina Caribe o de Aquel otro grupo llamado Daiquiri, pues se equivocaron, muy lejos de ser una canción tiene esta bitácora. Descubran de qué se trata.

Durante el asueto de carnavales, y luego del “clamor” de algunos, decidimos echar unas burbujas en Caraballeda. Así fue como a las 9 de la mañana nos encontramos en Epsilon Diana, Sofía, Don Carlos, Juan Pablo, Andrés, Camilo y Edmundo.

Como plan original hicimos el Cayo sal. Agua bastante fría y muchas “agua malas” fue el factor común. La visibilidad estaba regular y una corriente “respetable” hicieron el buceo retador. Descendimos por el cabo y al llegar el cardumen de roncadores nos recibió. Meros, un par de ángeles reinas bebés en la proa pintaron la inmersión divertida. Éramos dos grupos, y cado uno hizo su plan de inmersión. Al minuto 20 ya nos estábamos alistando para volver al cabo e iniciar nuestro ascenso.

Lentamente volvimos a penetrar en la capa verde con poco visibilidad. A los 15 metros, pudimos divisar las paguaras que siempre están hacia la proa del barco. Continuamos el ascenso y al llegar a los 5 metros hicimos nuestra respectiva parada de seguridad escoltados por un sin número de “aguas malas”.

Un nuevo buceo. Durante el intervalo de superficie, Luis nos mostró unas fotos de un nuevo Barco que hundieron. No pudimos con la tentación así que en nuestro segundo buceo decidimos conocerlo.

El “Caribe Soy” fue un barco pesquero que aparentemente estaba por la costas de higuerote. Está hundido a una profundidad máxima de 23 metros con su proa mirando al este. El barco está entero, tiene unos 15 metros de eslora (50 pies aproximadamente). En la cabina de mando se puede “penetrar” fácilmente sin mayores contratiempos. Aparentemente se puede penetrar dos bodegas que tiene, pero para esto se requiere una planificación y entrenamiento distinto.

Poca fauna todavía, pero con buenas expectativas. Seguramente se poblará como el cayo sal y podremos disfrutar de un nuevo punto de buceo, a buena profundidad y entretenido.

En resumen, fueron unas excelentes burbujas de carnaval.

Gracias a todos los que nos acompañaron, hasta la próxima aventura.

Miguel Blanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.