Bitácora Parque Ocean Revival, Portugal

Después de unos dos meses sin mojar el neopreno y de varias intentonas fallidas debido al mal tiempo por fin pudimos volver al azul.

El sábado 30 de Agosto hice una pequeña incursión al país vecino (Protugal) aprovechando mi nuevo destino, Huelva (España). El contacto para organizar la salida de buceo fue Francisco de IberDivers que es el “socio” español de Subnauta. Todo surgió a raíz de la curiosidad que te da un nuevo destino en mi trabajo.

Nada más conocer mi nuevo destino comencé a investigar, ¿se puede bucear ahí?, ¿los mejores sitios para bucear cuáles son?, ¿Qué tenemos cerca para bucear? Cuál fue mi sorpresa, cuando me encuentro que estoy tan cerca de Portugal y de un “Eurodisney” de los buceadores del Atlántico, Ocean Revival, un increíble trabajo que ha realizado esta gente. Ya había leído algo en alguna ocasión, pero nunca se me había pasado por la cabeza escaparme para conocerlo por circunstancias varias.

Una breve historia

Ocean Revival, es una iniciativa que se emprendió por el 2007 cuando se comenzó a dar vuelta a la idea de realizar un arrecife artificial con los barcos retirados de la marina portuguesa para convertir la zona del Algarve en un referente para el buceo Europeo. Tras cinco años de duro trabajo, tramitando permisos y licencias, sponsors, financiación y limpieza de los buques el primer de los hundimientos se llevó a cabo en 2012 después de 5 años de duro trabajo por parte del equipo de Ocean Revival y el último de los barcos se hunde a finales de 2013.

Habiendo hundido en total cuatro barcos. Este parque temático para los buceadores está abierto a cualquier operadora que quiera disfrutar siempre y cuando mantengan los criterios originales con los que se formó. Actualmente hay dos operadoras que son las que están autorizadas para poder realizar actividades dentro del parque, una de ellas es SubNauta y la otra es Exclusive Divers las dos ubicadas en Portimao.

Portimao_Portugal

Mapa_Ocean_Revival

Y llegó el día

El día empezó con una hora y media de viaje en coche, todo por autopista así que sin problemas, en menos de 40 minutos cruzamos la frontera con Portugal y seguimos el camino a Portimao. A la llegada dos miembros del Staff de la operadora nos estaban esperando preparando las botellas para la inmersión. Uno de los miembros del staff al verme con cara de español, inicia las presentaciones y los trámites, datos, certificaciones, te piden que hagas el análisis de nitrox, y te entregan el material que necesites.

Cuando veo el traje semiseco de 7mm la pregunta que me viene a la cabeza “¿esta muy fría el agua?” me comenta que no, que este verano no está muy fría el agua, que otros años estuvo peor, que el día anterior estaba a 14 grados, casi nada. Una vez que te han dado todo tu equipo, guantes, traje semiseco de 7mm, capucha, y la manta eléctrica incluida, ya estamos preparados, así que nos desentendemos del equipo de buceo, el propio staff se encarga del traslado del equipo hasta la embarcación y de su retorno una vez terminadas las inmersiones cada buceador con una bolsa personal identificada.

Fuente: www.oceanrevival.org
Fuente: www.oceanrevival.org – René Lipmann-Duiken Magazine

Cuando ya tenemos todos los equipos preparados y están todos los buzos en la operadora, comienza el briefing de las dos inmersiones que vamos a realizar. Se tratan de dos de los cuatro barcos que fueron hundidos para crear un arrecife artificial a pocas millas de la costa, el proyecto se llama Ocean Revival antes comentado. Por lo que nos cuentan nos vamos a encontrar una Fragata llamada Hermenegildo Capelo y una Corveta Oliveira e Carmo de la marina portuguesa que se habían retirado del servicio militar.

La fragata va a ser la primera que visitemos ya que es la mayor profundidad 35m al fondo, pero no vamos a llegar a dicha profundidad ya que no hay nada de interés en el fondo. El pecio se encuentra apoyado sobre su quilla como si estuviera navegando. Fue hundido con la idea de que fuera un parque de entretenimiento de los buceadores, dispone de múltiples aberturas que ofrecen al buzo la posibilidad de recorrer el pecio de proa a popa sin ningún tipo de problema y siempre con una salida cerca y con entradas de luz que convierten el recorrido del barco en algo espectacular y ofrece multitud de opciones a los fotógrafos gracias a los juegos de luces. Además de dar multitud de posibilidades para los distintos niveles que puedan tener los buceadores, desde el nivel más sencillo con penetraciones de fácil acceso, hasta poder entrar por proa y salir por popa.

El otro pecio que vamos a ver es una corveta de la marina portuguesa, con la misma finalidad que su compañera. La corbeta es la hermana pequeña de la fragata pero no menos interesante, de profundidad la corveta esta menor que la de la fragata. En el caso de la corbeta en el momento del hundimiento la parte de la popa se desprendió y se encuentra incompleta como si la hubieran cortado con un chuchillo. El Dive Master nos comenta las posibles rutas que podemos hacer dependiendo de nuestro consumo. Una vez aclarados los grupos de buceo, que en este caso éramos dos grupos, por un lado unos viejos conocidos de la operadora y por otro una pareja de jóvenes portugueses, Renato el Dive master y yo. Una vez finalizada la charla nos disponemos todos a ir al puerto donde nos espera el capitán con la embarcación. Para llegar al embarcadero nos llevan en unos carritos de golf eléctricos, todo muy sensibilizado con el medio ambiente.

Fuente: www.oceanrevival.org
Fuente: www.oceanrevival.org / René Lipmann – Duiken Magazine

Llegamos a puerto y el capitán nos asigna un puesto en la embarcación, una semirrígida, donde ya tenemos todo el equipo preparado. Salimos de puerto y después de escasos 15 minutos de navegación llegamos al punto de buceo, ya todo el mundo impaciente por tirarse al agua y disfrutar, poco a poco se va vaciando la lancha, mediante el sistema de compañeros se van equipando los buceadores y lanzándose al agua. Cuando me toca mi turno de lanzarme al agua, lo hago con tanta ansia que el primer contacto con el agua me sale un “copón que fría” 14 grados marca el ordenador, me acuerdo de lo que me dijo Renato en la operadora, “este verano no está muy fría”.

Todos listos en el punto de descenso, descendemos por parejas por el cabo del ancla que nos lleva directamente a la parte central del barco donde la torre de comunicación. Los 10 primeros metros de descenso son con mala visibilidad debido a partículas en suspensión, así que la hacemos el descenso siguiendo el cabo sin tirar de él. Una vez pasada esa zona la visibilidad mejora considerablemente y se comienza a distinguir la magnitud del barco más de 100 metros de eslora, una preciosidad.

Una de las primeras cosas que ves es un cañón de 100mm de diámetro que esta apuntado hacia la proa del barco, impresionante. Hacemos un primer reconocimiento del barco por el estribor reconociendo los diferentes puntos del barco, siempre controlando profundidad y nuestro manómetro, estaremos como a unos 22 metros de profundidad. Después de reconocer el estribor del barco, nos metemos por una de las aberturas del barco hasta la sala de máquinas, nada más entrar nos encontramos con dos bloques motores del tamaño de un coche cada uno, salimos por una de las múltiples aberturas de la sala de máquinas. Seguimos inspeccionando la popa, penetramos otra de las salas del pecio con unas penetraciones en las cuales casi no te hacen falta linterna ya que la luz que entra por las aberturas del barco es suficiente para que tenga luz natural.

Los espacios dentro del barco son amplios y las entradas y salidas también.  La siguiente parte que visitamos en puente de mando entrando desde popa y saliendo por el techo del puente de mando, una de las cosas que sorprende es que uno se puede colocar al timón de este pecio y gobernarlo por unos segundos. Acto seguido uno de los compañeros marca menos de medio tanque y lo acompañamos al punto de ascenso, el cabo por el cual bajamos. Nosotros continuamos con nuestra visita por el barco, ahora visitamos la celosía que tiene encima de puente de mando donde se puede ver desde otra perspectiva, en dicha zona se observa gran cantidad de vida, un banco de peces que está bajo la protección de la estructura. Enseguida tenemos que comenzar el ascenso, ya que la temperatura del agua está haciendo estragos después de 45 minutos de inmersión. Parada de seguridad y una vez en el barco a intercambiar las impresiones con el resto de los buceadores, todos coincidimos espectacular.

Fuente: www.oceanrevival.org
Fuente: www.oceanrevival.org

Intervalo de superficie, un pequeño refrigerio para reponer fuerzas después de la inmersión y haciendo tiempo para poder volver al agua de nuevo.

Segunda inmersión

No tenemos que navegar mucho ya que todos los pecios están casi juntos, una de las ventajas. Ahora toca la Corveta Oliveira e Carmo, seguimos el mismo procedimiento por parejas nos equipamos y vamos para el agua. Dos grupos, por orden y con suficiente intervalo entre ambos vamos bajando por el mismo método, siguiendo el cabo de referencia que nos va a llevar directamente al pecio.

Como en el caso de la anterior inmersión los primeros 10 metros la visibilidad es mala, pero luego mejora. Llegamos a la cubierta de la Corveta y nos damos cuenta que de hermana pequeña tiene poco, el tamaño del pecio es considerable. Empezamos a reconocer el barco, la parte de cubierta cerca del puente de mando, enseguida empezamos a husmear por su interior, hacer una pequeña penetración por una de los habitáculos, entradas y salidas cómodas para los buceadores y con luminosidad.

Salimos a una de las cubiertas del barco, seguimos con nuestra inspección personal mientras vamos recorriendo babor. Entramos por una abertura lateral del barco a una sala que debería de ser el comedor, nada más entrar encuentras mesas distribuidas por la sala siguiendo de frente encuentras otra especie de mesas y unos fregaderos, donde confirmas que debería de ser el comedor, la salida es por el techo justo al lado de los fregaderos. Volvemos a salir a cubierta, vamos inspeccionado el estribor del barco hacia proa hasta llegar a una entrada por donde accedemos al puente de mando, en este caso el timón del barco es mucho más pequeño que el de la Fragata pero brinda la misma posibilidad que su hermano, gobernar un pecio, la salida es por la parte inferior del timón.

Seguimos dirección proa y nos volvemos a meter en las entrañas del pecio, esta vez atravesamos varias salas y una de ellas es la sala de máquinas, donde el tamaño de los dos motores impresiona. Salimos a cubierta y volvemos a recorrer la cubierta en busca de cosas que nos queden por ver, llegamos a la parte donde se ubicaría la chimenea y descendemos por el hueco que ha dejado esta, por una abertura en el fondo del hueco entramos a unos camarotes, donde se distinguen las literas de los marineros, seguimos adelante y cruzamos una sala diáfana que al final con varias aberturas, llegamos a otra sala y se distingue la parte donde se desprendió la parte de popa del barco que es por donde salimos y volvemos a profundidad de cubierta.

Nadamos dirección proa y nos dejamos caer hasta el fondo de arena para echar un vistazo al ancla del pecio que descansa junto al pecio, que es donde el ordenador marca la máxima profundidad 28,5m. Subimos a cubierta siguiendo la cadena del ancla y volvemos a encontrarnos en la proa del barco, consultamos computadoras y acordamos comenzar el ascenso una vez en el punto de ascenso. Parada reglamentaria de seguridad, desequiparte en el agua e ir subir a bordo de la lancha y retorno a puerto.

Una vez en puerto el transporte te está esperando para llevarte a la operadora, de los equipos se encargan los muchachos del staff. Ya en la operadora una merecida ducha caliente para poder recuperar un poco la sensibilidad de los pies. Primera inmersión 50 minutos de duración, segunda inmersión 43 minutos, más de 90 minutos  a 14 grados de temperatura, bien merecida la tenemos. Una vez duchados y vestidos, a rellenar la bitácora y a comentar con los compañeros de buceo.

Después de despedirse de los nuevos compañeros, toca retorno a casa, pero con esa sensación que el nitrógeno deja a los buceadores y que les hace volver una y otra vez.

Samuel Muñoz Diez
Divemaster PADI #348166
Latitud Scuba Mundo
samu@latitudscuba.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. masajes alicante
    | Responder

    Un articulo fenomenal! Este es el tipo de informacion que están destinados a ser compartidos
    por internet y, gracias a eso, yo te he podido
    encontrar en google. Muchas gracias por tomarte la molestia
    de escribirlo
    .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.