Caballito de Mar

Caballito de MarNombre común: Caballito de Mar

Nombre Científico: Hippocampus

Características: son un grupo de peces marinos pertenecientes a la familia Syngnathidae (Palabra de origen griego que significa mandíbulas unidas), que también incluye a los peces pipa. Su nombre se debe al peculiar parecido que presenta su cabeza con la de los caballos. De hecho, la característica de tener la cabeza en ángulo recto con el resto del cuerpo no se da en ningún otro género de peces.

El cuerpo de los caballitos de mar está cubierto por armadura de placas o anillos óseas. Su forma de nadar es muy diferente a la de los demás peces. Adoptan una posición erecta, impulsándose con su aleta dorsal. No tienen aleta anal. En su lugar tienen una cola prensil que se enrolla en espiral y les permite aferrarse a tallos y plantas subacuáticas.

Curiosidades:

Es la única criatura en el mundo cuyos machos se quedan embarazados.  La hembra inserta los huevos  en el saco del macho en un proceso de apenas 6 segundos. El embarazo dura entre 10 días y 6 semanas, dependiendo de las especies y de la temperatura del agua del mar. Pasado este plazo, el macho expulsa las crías bombeando del interior de su bolsa durante varias horas por medio de contracciones. Las crías son réplicas en miniatura de sus padres, de unos siete a once milímetros de largo. Son totalmente independientes y no vuelven a la bolsa después del nacimiento, naciendo en cada parto numerosas crías, dependiendo de la especie pueden ser decenas o centenas.

Su facilidad para mimetizarse con su entorno. Este pez ha conseguido ser uno de los campeones del camuflaje, ya que con facilidad adopta desde formaciones que pueden perfectamente pasar por un alga a los ojos de un posible depredador, como colores y texturas muy variadas: amarillos, turquesas, rojos, púrpuras, pardos, con puntos, con rayas, etc. Poseen la misma y extraña habilidad de un camaleón. Son capaces de desarrollar largos filamentos de piel para confundirse entre las algas de su entorno. Esto lo hacen por razones de seguridad y supervivencia.

Se mantienen fieles al mismo compañero durante toda su vida. Incluso si uno de los miembros de la pareja muere, es improbable que el caballo de mar superviviente busque un nuevo compañero. De la misma forma, si uno es pescado, el otro continuara el resto de su vida solo y la descendencia se convertirá en cosa del pasado.

Conservación:

Por desgracia, últimamente los censos de estos animales demuestran tanto una disminución de unidades como un retroceso en su longevidad. Por esta razón, se podría ubicar en la categoría de especie amenazada.

La falta de control en el mercado negro y los abusos cometidos por los seres humanos con el mar estropeando su delicado entorno, son los responsables más probables de la disminución y del retroceso en sus poblaciones. La degradación y destrucción de sus hábitats está aumentando la presión sobre las poblaciones de caballitos de mar.

¿Qué podemos hacer?

No tocarlos, ni moverlos del espacio donde se encuentran mimetizados, pues podríamos facilitar su identificación ante los depredadores.

No contribuir al comprarlos y mantenerlos en cautiverio, así como no contaminar y destruir su hábitat.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.