Jugo de Limón

publicado en: Bitacoras 0

Después de 3 semanas sin bucear, la fiebre ya nos invadía así que planificamos ir al cayo sal en caraballeda.  Se anotaron para este viaje Sofía, David, Gabriel y Juancito. Para nuestra sorpresa Los hermanos Newman (adollys y perromacho, perdón, Alberto) nos estaban esperando en la operadora. Se nos unieron en nuestra aventura Luis Carrillo y su sobrinito.

CARABALLEDA: 27 DE ENERO 2008

Ya en la operadora, estuvimos listos y nos montamos en el bote. La verdad es que hacía un sol radiante, sin nubes y teníamos un Ávila totalmente despejad (cosa inusual desde el litoral). Mucho calor arriba nos vaticinaba algo frío

¡Joderrrr. Qué fría Fue el grito que se escuchó de Luis cuando se lanzo de primero al agua. 21 grados promedio estaba el agua. Así que se imaginarán como nos sentíamos los hombres, algo se nos escondió. Empezamos el descenso por el cabo y el agua parecía un jugo de limón, verdecita. Cantidad de plancton y una visibilidad de casi una cuarta, jaja, nos hacía pensar que íbamos a usar nuestras técnicas de navegación en visibilidad limitada durante toda la inmesión.

 

Para nuestra sorpresa, a los 20 metros  se quedaba la limonada y el agua estaba clarita. Abundante fauna, cardúmenes de roncadores, ángeles franceses, reina, una langosta-perro (por lo grande) y godzila (un congrio gigante que está en la popa del barco). Hicimos rendir el tiempo de fondo buceando multinivel y ya a los 28 minutos, nos dispusimos a iniciar el ascenso. La respectiva parada de seguridad y listo. A ponernos al sol y calentarnos como iguanas.  Como siempre cayo sal fue un buen buceo

 

Para la segunda inmersión, arrugaron Adollys, Alberto y Sofía. Igualito la fiebre nos llevó a sumergirnos de nuevo. Esta vez alguien encendió la licuadora y ahora el jugo de limón estaba completo hasta los 28 metros.  Esta vez fuimos puros bomberos, así que se podrán imaginar la mamadera de gallo. Jeje.  Muchísima fauna, godzila estaba casi afuera, la langosta-perro debajo del casco, y la pareja de ángeles franceses dando un paseíto por todo el barco.

En fin, un buen buceo, con buen sol, agua fría y una limonada.

Gabriel debe estar por publicar algunas fotos de ayer.

Miguel Blanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *