Cómo mejorar tu flotabilidad 2

publicado en: Trucos y Consejos 0

En un artículo anterior compartí con ustedes algunos consejos para estimar tu lastre ideal. En esta segunda parte quiero agregar otros consejos que te ayudarán a mejorar tu flotabilidad.

Calculando el lastre exacto

Para saber mi lastre ideal, al final de la inmersión me coloco a 5 metros y chequeo mi aire para estar con 30 bares (450 psi). Si tengo más aire vacío con mi octupus intencionalmente el tanque hasta la presión indicada. Tengo a la mano lastre extra, vacío mi chaleco y hago un pivoteo sobre las aletas si estoy muy positivo, me agrego lastre en los bolsillos, si estoy muy negativo, quito lastre. El objetivo es poder subir y bajar solamente con tu respiración.

La respiración

Después de saber tu peso ideal, es fundamental trabajar en tu respiración. Las misma debe ser lenta y profunda, debes mantener el aire en tus pulmones algunos segundos para permitir el intercambio efectivo de gases.

Debes “jugar” con las respiraciones de manera que logres dominar la flotabilidad. Bota todo el aire, respira profundo, mantén el aire exhala suavemente. Puedes hacer el siguiente ejercicio, toma una respiración lenta y profunda mantén el aire en tus pulmones unos 6 segundos, ahora exhala el aire lentamente tardándote otros 6 segundos.

Mejorar tu ritmo respiratorio te ayudará a consumir menos aire permitiéndote inmersiones más largas.

Boquillas anatómicas

Como complemento para mejorar tu respiración es altamente recomendable que adquieras una boquilla anatómica. Estas boquillas se amoldan a la mordida de cada persona, por lo cual reducen la tensión y la fatiga mejorando tu consumo en un por lo menos en un 20%.
Existen dos marcas conocidas las cuales son excelentes: Jax y Seacure.

El proceso para “amoldarlas” es similar en ambas, se calienta agua, se sumerge la boquilla unos 20-25 segundos, luego la colocas en tu boca, la muerdes, la dejas unos minutos para que se marque bien. Las ventajas adicionales de estas boquillas es que permiten “re-amoldarlas”, en el caso que uses aparatos y cambie tu mordida, puedes volver a marcarla.

3 chequeos de flotabilidad

En tu curso básico de buceo open wáter diver debiste haber practicado chequeo en superficie, pivoteo sobre las aletas (fin pivot) y el llamado buda (hovering)

Chequeo en superficie: estando sobre el agua debes colocar tu regulador en la boca y desinflar tu chaleco por completo. Sosteniendo la respiración deberás flotar a nivel del visor, al exhalar tu cabeza deberá quedar cubierta de agua.

Pivoteo sobre las aletas: puedes hacerlo al inciar la inmersión o al final de la misma, procura realizarlo sobre un área arenosa para no dañar la vida marina. Estando de rodillas, vacía tu chaleco por completo. El objetivo es que tus rodillas deben elevarse al inhalar y descender al exhalar. Toma una respiración profunda, si tus rodillas no se elevan, debes agregar una pequeña cantidad de lastre a tu chaleco. Luego extiende tu cuerpo y tu pecho nunca debe tocar el suelo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Bfa5AEbgiPw[/youtube]

 

Buda: Estando de rodillas, vacía tu chaleco por completo. El objetivo es que tus rodillas deben elevarse al inhalar y descender al exhalar. Toma una respiración profunda, si tus rodillas no se elevan, debes agregar una pequeña cantidad de lastre a tu chaleco. Ahora toma las puntas de tus aletas o tus rodillas y juega con tu respiración para no tocar el fondo ni elevarte más de un metro.

[youtube]http://youtu.be/42sziWM298o[/youtube]

Moviéndote en el agua

Una vez que tienes tu lastre correcto y controlas tu respiración debes enfocarte en la forma en que mueves en el agua. Existen diferentes maneras:

Patada de Cadera: esta es la primera patada que aprendemos, consiste en mover la pierna completa desde la cadera, como si estuvieras pateando un balón de fútbol. Es importante que no flexiones la rodilla (lo cual se llama comúnmente bicicletear) ya que así no te moverás confortablemente.

[youtube]http://youtu.be/rpqlNC1lLD8[/youtube]

 

Patada de Rana: esta patada es similar a la que se hace al nadar estilo pecho, abres tus piernas y luego buscas unir los talones, el resultado es una patada amplia y suave que permite desplazarte sin mover sedimento.

[youtube]http://youtu.be/9dlstJNocnw[/youtube]

Patada de rana corta: es similar a la anterior pero buscas solo mover los tobillos. Se usa mucho para espacios confinados donde es sumamente importante no levantar sedimento y moverte con cautela.

[youtube]http://youtu.be/B_OVnFq31g8[/youtube]

 

Patada de tobillo: es similar a la patada de cadera pero solo mueves los tobillos. Se usa para pasar en espacios confinados donde nos puedes hacer una patada de rana o de cadera.

[youtube]http://youtu.be/g9bwbJYnJps[/youtube]

 

Patada de retroceso: en esta patada inicias con las piernas extendidas y pies juntos para luego separarlos. El resultado es un leve retroceso. Es ideal para fotógrafos. Al principio cuesta dominarla pero con la práctica puedes lograr hacerla.

[youtube]http://youtu.be/-hlGyeh0kFk[/youtube]

 

Estable horizontal: también llamado en inglés «good trim», personalmente fue un descubrimiento ver esta destreza la cual te permite estar completamente horizontal sobre el fondo sin levantar sedimento. Para realizarla, una vez que estas en flotabilidad neutral debes doblar tus rodillas, seguidamente haces un movimiento de alejar y acercar tus tobillos. El resultado es una posición horizontal. Es ideal para espacios confinados, para poder tomar fotografías.

[youtube]http://youtu.be/Q15UV52bJjA[/youtube]

 

Consejos finales

No te sobrelastres: generalmente los buzos con poca experiencia tienen a colocarse mucho lastres para poder bajar. La consecuencia es que deberás colocar aire en tu chaleco y además te será más difícil obtener una posición hidrodinámica.

Relájate para descender: cuando estás correctamente lastrado, te puede costar un poco descender los primeros 5 metros. El motivo es que debes vencer el empuje del agua y tu traje de buceo tiene mayor flotabilidad en superficie. Desinfla por completo tu chaleco, no aletees, exhala todo el aire de tus pulmones, respira solo un poco y vuelve a exhalar todo el aire; verás que podrás bajar lentamente.

Otra forma de descender: si te cuesta mucho la opción anterior, puedes tratar de descender con un “golpe de riñón” de la misma manera que se hace cuando prácticas apnea.

Visualización: imagínate en agua, con flotabilidad neutral, desplazándote suavemente, respirando profundo, disfrutando tu inmersión.
Adquiere experiencia y entrenamiento: el buceo se aprende buceando, trata de hacer la mayor cantidad de inmersiones que puedas y con la mayor frecuencia.

Haz tu curso de especialidad de Dominio de la Flotabilidad  y verás como aprenderás mejores técnicas para mejorar tu flotabilidad.

Si deseas conocer nuestra agenda de cursos y actividades puedes unirte haciendo clic en «ME GUSTA» en nuestra página de facebook de Latitud Scuba Caracas

Miguel Blanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.