No vale la pena morir por una fotografía

Todo quedó quieto y en silencio. Los otros buzos, finalmente se habían sumergido hacia el pecio,  el que más le gustaba a Claude. Ahora podría centrarse en lo que amaba: la fotografía macro. Necesitaba estar quieto y en silencio para los pequeños animales salieran de sus escondites.

En esta inmersión, estaba buscando la foto perfecta de un pez payaso en una anémona. El pequeño no cooperaría, pero Claude fue paciente. Se acostó en el piso frente a la anémona, respirando y esperando, con su vista en cámara lista y el dedo en el botón del obturador. Tomó un par de fotos  del pequeño pez pequeño moviéndose alrededor, pero no era exactamente lo que quería. Claude estaba inmóvil esperando, olvidándose de todo, hasta que trató de tomar un respiro y no obtuvo nada.

El Buzo

Claude, de 32 años, disfrutaba el buceo, pero no era su pasión. Era un buzo bastante nuevo a pesar de que había llegado a ser un buzo avanzado, no sentía mucho interés por las inmersiones. Pero cuando descubrió la fotografía, todo cambió. Ya había ganado un par de concursos locales en su club de buceo. Él tenía el sueño de ser exitoso  y viajar por el mundo como fotógrafo submarino. Claude también había llegado rápidamente a darse cuenta de que sus compañeros de buceo no entendían su enfoque en la fotografía. No les gustaba bucear con él, porque lo que querían era explorar todo el sitio, no quedarse quieto en un solo lugar para capturar la imagen perfecta. Después de unas pocas inmersiones frustrantes, él y sus amigos estuvieron de acuerdo que iban a empezar la inmersión juntos, pero cuando Claude encontrará algo que quisiera fotografiar, ellos seguirían su camino, y al final de la inmersión se reunirían nuevamente.

LA INMERSIÓN

Se trataba de un  arrecife artificial en aguas cálidas que llevaba allí 20 años y estaba cubierto de vida. Toda la estructura estaba cubierta por pequeños animales y en el exterior cruzaban grandes peces pelágicos. A Claude le encantaba  este sitio de buceo por su diversidad. Aquí podía encontrar de todo para su portafolio. A pesar de que la cubierta  del naufragio se encontraba a 30 metros de profundidad, el agua transparente permitía que el sol se filtrara con facilidad hasta el fondo.

Claude entró en el agua desde el barco de buceo con sus amigos. Ellos han buceado juntos como un grupo. Se quedó con ellos hasta el final de la línea de descenso.  El resto del grupo comenzó a nadar por el naufragio como el divemaster había sugerido, nadando contra la corriente. Claude se quedó atrás. Después de buscar durante un rato, encontró lo que buscaba en un rincón de la estructura.

EL ACCIDENTE

Claude estaba confundido cuando trató de respirar de su regulador y no consiguió nada. Miró a su alrededor, preguntándose si alguien le había jugado una mala pasada. Con su segundo intento, comenzó a entrar en pánico. Necesitaba aire y no tenía. Miró a su alrededor frenéticamente buscando ayuda y comenzó a nadar hacia la superficie. Finalmente vio a otro buzo haciendo un ascenso por el cabo del ancla y  nadó hacia él. En su pánico Claude dejó caer el regulador de su boca. El segundo buzo se dio cuenta de Claude estaba en problemas. Rápidamente se liberó el regulador de segunda etapa de su tanque y nadó hacia Claude. Se encontraron alrededor de 18 metros de profundidad, y el segundo buzo tuvo que empujar el regulador en la boca de Claude.

Después de unas pocas respiraciones, Claude pareció perder la conciencia, y no respiraba. El otro buzo le quito los plomos a Claude y lo llevo a la superficie. Claude murió durante el transporte al hospital local.

ANÁLISIS

Claude olvidó una de las reglas básicas del buceo, y eso le costó su vida. Él no controlo su suministro de aire, estando tan distraído por sus objetivos fotográficos que se olvidó de todo lo demás.

Muchos fotógrafos, practican el buceo en solitario (solo diving), como lo hizo Claude. Para bucear en solitario con seguridad, un buzo necesita entrenamiento y equipos adicionales. Claude debería haber llevado a una fuente de aire totalmente independiente, con él en la forma de una botella pony. Además, debería haber sido entrenado en su uso y practica de cambiar a ella con regularidad.

Es posible Claude tuviera una aeroembolia durante su ascenso, pero debido a que perdió el conocimiento en torno a los 18 metros, es más probable que se haya ahogado. Ahogamiento se define como la muerte por asfixia después de la inmersión en un líquido.  Muy a menudo, cuando alguien se ahoga, apenas ha  inhalado una cucharadita o dos de agua. Dicho líquido en la vía aérea es suficiente para desencadenar un espasmo laríngeo: Los espasmos de la laringe cerrada y cierra la vía respiratoria. Este es el mecanismo de defensa del cuerpo contra la inhalación de grandes cantidades de agua. Pero también puede causar asfixia y muerte si la situación no se corrige rápidamente.

Lecciones para la Vida

•  Controle su suministro de aire. No hay excusa para quedarse sin aire bajo el agua. No vale la pena morir por ninguna fotografía, no podemos olvidarnos de echar un vistazo a la presión de nuestro aire cada cierto tiempo. También puedes invertir en una computadora de muñeca o una que muestra la presión de aire en tu máscara.

•  Sistema de compañeros: Si usted no está preparado para bucear en solitario, debes encontrar un compañero con las mismas expectativas de buceo que tú.

•  Buceo en solitario: Si quieres aprender a bucear en solitario, debes invertir en el tiempo para aprender y el equipo necesario para hacerlo con seguridad.

• Practica las  técnicas de emergencia  para estar  en caso de una emergencia real.

Traducción del articulo de Eric Douglas en la revista Scuba Diving

http://www.scubadiving.com/training/lessons-life/lessons-life-no-photo-worth-risk

 Traducido por pompo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.